Una jueza federal ordenó la detención sin fianza al supuesto principal proveedor de heroína negra de la mafia mexicana en Texas.

La jueza Dorina Ramos ordenó que Jesús Barrientes Rodríguez permaneciera detenido mientras enfrenta cargos por asociación delictuosa para traficar drogas.

Ramos estableció una fianza de 100.000 dólares para la esposa de Barrientes, Elizabeth Michell Barrientes, quien también fue implicada en el caso.

Barrientes Rodríguez era unos de los cabecillas de la Mafia Mexicana, según una denuncia del FBI.

La Mafia Mexicana de Texas se originó dentro del sistema penitenciario estatal, pero también tiene operaciones callejeras de gran alcance.

Según la queja criminal, el FBI utilizó una fuente secreta para infiltrar la pandilla y hacer varias compras de heroína en la casa de la pareja en Pharr, Texas.