Varios miles de personas iniciaron hoy en Santiago de Chile una nueva marcha en el marco de las demandas estudiantiles por una mejor educación, mientras el presidente Sebastián Piñera reiteraba que sólo el diálogo puede conducir a una solución del conflicto.

Aunque a primera hora del día grupos de encapuchados levantaron barricadas y se enfrentaron con la policía, en sus primeras etapas la manifestación se desarrolló sin incidentes.

Unas 4.000 personas, según Carabineros, iniciaron la marcha en la alameda Bernardo O'Higgins a las 10.30 (14.30 GMT), pero, de acuerdo a medios de prensa, en el camino hacia la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile, donde está previsto que concluya, se fueron incorporando muchas más personas.

Pasadas las 11:30 horas (15:30 GMT) la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Camila Vallejo, cifró en 100.000 los participantes a la manifestación.

En tanto, el presidente Sebastián Piñera admitió que la calidad de la educación debe mejorar e insistió en que la manera de superar el conflicto y avanzar en los cambios es a través del diálogo.

"El camino no es el de las piedras, la violencia y las bombas molotov", subrayó Piñera en un acto con motivo de celebrarse hoy en Chile el Día de la Solidaridad.

"Estoy absolutamente convencido de que el camino para hacer de Chile un país más libre, más justo, prospero y solidario no es el de las piedras, de la violencia ni de las bombas molotov, que no conduce a ninguna parte", precisó.

"Ese camino ya lo conocimos en el pasado y nos llevó al quiebre de la democracia, a la pérdida de la sana convivencia y tuvo muchas otras consecuencias", añadió.

La marcha de hoy se concretó después que estudiantes y profesores rechazaron un nuevo paquete de medidas presentado por el gobierno para tratar de terminar el conflicto.

Las propuestas, presentadas por el ministro de Educación, Felipe Bulnes, consisten en un sistema combinado de becas y créditos, para que los alumnos de sectores pobres tengan ayuda directa del Estado, con menores tasas de interés.

"Necesitamos aclaraciones, hay muchos vacíos todavía", insistió hoy Camila Vallejo, que opinó que el gobierno le ha "dado la espalda nuevamente" a los estudiantes.

Giorgio Jackson, de la Universidad Católica, dijo que el gobierno "no puede hacerse cómplice del delito del lucro en la educación", y Camilo Ballesteros, de la Universidad de Santiago, pidió "más certezas" en las propuestas de la autoridad.

El ministro Felipe Bulnes, por su parte, destacó la "flexibilidad" que ha tenido el gobierno para modificar sus propuestas y, en declaraciones a Radio Cooperativa, pidió a los estudiantes "buena voluntad" y dejar atrás "la intransigencia" para buscar soluciones.

"Tenemos visiones distintas, nadie le puede pretender imponer al otro sus propias convicciones y lo importante es que eso se discuta democráticamente en el Congreso. Es legítimo que tengamos diferencias pero no nos impongamos en las calles distintas visiones", manifestó.