El gobierno mexicano ha localizado cuatro fosas con restos humanos que se cree pudieran ser de los tres oficiales y un cadete de marina que fueron secuestrados hace semanas en un puerto del Golfo de México, informó la Secretaría de Marina el jueves.

La marina arrestó a cuatro hombres y a un menor de edad presuntos responsables del secuestro en una bodega donde se encontraron objetos personales de los tres oficiales desaparecidos. Luego encontraron a las afueras del puerto de Veracruz, a unos 425 kilómetros de la ciudad de México, cuatros fosas con cuerpos.

La secretaría no especificó a qué cártel del narcotráfico pertenecen los detenidos, dos adolescentes de 18 años y dos adultos jóvenes de 27.

El operativo se realizó el domingo, un día antes de que la marina informara que los cuatro marinos habían sido aparentemente secuestrados por cárteles del narcotráfico.

Los tres oficiales de infantería desaparecieron el primero de agosto tras ser secuestrados cuando se transportaban en un vehículo particular. Y el cadete no se presentó en la base al término de su jornada de trabajo el 8 de agosto en la misma ciudad.

El vocero de la Secretaría de Marina José Luis Vergara dijo el lunes que al menos seis miembros de las fuerzas armadas, incluidos los infantes y el cadete, han sido secuestrados en el puerto de Veracruz en los últimos dos meses.

La marina, que incrementó sus operaciones navales para encontrar a los oficiales y al cadete, ha sido una de las agencias más activas en la ofensiva contra el narcotráfico.

También el jueves, soldados mataron a ocho hombres armados durante un enfrentamiento en el estado fronterizo de Nuevo León, en el norte del país, informaron las autoridades.

Los militares patrullaban el poblado de Agualeguas cuando fueron atacados por hombres armados desde el interior de una vivienda, dijo un funcionario estatal que habló a condición de mantener el anonimato debido a que no estaba autorizado a discutir el incidente.

El funcionario dijo que seis atacantes murieron dentro de la casa y los soldados mataron a otros dos en un terreno baldío cercano.

Los soldados incautaron 10 rifles automáticos, 2.000 cartuchos y uniformes militares.

La violencia en el estado de Nuevo León, que limita en la frontera con Texas, estalló cuando los Zetas se separaron del cártel del Golfo creando una lucha por el control de la plaza. La disputa ha dejado más de 1.000 muertos en lo que va del año.

Más de 35.000 personas han muerto desde que el presidente Felipe Calderón declaró la guerra contra los cárteles de drogas. Grupos no gubernamentales y prensa citan 40.000 muertos.

En el puerto turístico de Acapulco, que ha visto una ola de violencia, ocho personas fueron asesinadas en horas recientes, informaron el jueves autoridades del estado sureño de Guerrero.

Tres de ellas fueron mutiladas y sus restos colocados en hieleras cerca de iglesias y de atractivos turísticos en el bulevar principal del puerto.

También fueron atacados los conductores de dos camiones urbanos en dos áreas de la ciudad, quienes fueron encontrados por la policía dentro del vehículo muertos.