El monopolio petrolero estatal mexicano concedió el jueves los primeros contratos multiservicios de exploración y producción de viejos yacimientos petrolíferos a una empresa mexicana y una compañía con sede en Londres.

El director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Juan José Suárez Coppel dijo que dos contratos en el estado de Tabasco, en la costa del Golfo, fueron otorgados a Petrofac Facilities Management Ltd. El otro yacimiento en Tabasco fue asignado a la compañía mexicana Administradora en Proyectos de Campos.

Los contratos concedidos permiten una mayor participación del sector privado en una industria celosamemte controlada.

Bajo tales contratos integrados, las compañías se responsabilizan de una amplia gama de servicios y se les paga, al menos en parte, con base en su desempeño. Este tipo de contratos fueron aprobados por el Congreso mexicano en octubre del 2008 después de un debate acalorado y protestas por parte de mexicanos preocupados sobre ceder el control de un importante símbolo de la soberanía nacional.

La compañía petrolera mexicana ha utilizado contratistas privados durante décadas, pero los acuerdos financieros han sido restringidos mayormente a pagos fijos por servicios específicos.

Pemex argumentó que requiere inversión privada para explotar yacimientos que rinden menos de lo esperado. La compañía dijo que los yacimientos de Tabasco producen actualmente unos 13.000 barriles diarios, pero podrían rendir hasta 55.000 con tecnología nueva que se espera traigan las empresas privadas.

Los yacimientos involucrados en los contratos nuevos están en tres áreas que produjeron mucho crudo en la década de 1960, pero no han sido tomados en cuenta mucho desde entonces. Estos tienen reservas probables de cerca de 200 millones de barriles, señaló Pemex.

Cerca de 30 compañías mexicanas y extranjeras se interesaron en los contratos. Pemex dijo que invitará a las empresas a licitar por contratos similares en la parte norte del estado y para exploración en aguas profundas.

La producción de petróleo de México ha caído aproximadamente 16% desde el 2007, de alrededor de 3,1 millones de barriles diarios, a 2,6 millones durante el año pasado.

El petróleo es la mayor fuente de ingresos de divisas extranjeras del país y financia aproximadamente 40% del presupuesto anual del gobierno.