La Unión Europea (UE) se unirá mañana al homenaje a las personas que se dedican a preservar y mejorar las vidas de los que necesitan asistencia para sobrevivir en la celebración del Día Mundial de la Ayuda Humanitaria, como el principal donante a nivel global.

"Los trabajadores humanitarios son humildes, pero sus logros no lo son: cada uno de ellos puede suponer una diferencia para centenares de seres humanos y esta puede ser la diferencia entre la vida y la muerte", señaló en un comunicado la comisaria europea de Cooperación Internacional y Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva.

El conjunto de los países de la UE son los principales donantes de ayuda en el mundo, y ya desde comienzos de este año ha proporcionado más del 37 % de los fondos humanitarios totales.

La Comisión Europea (CE) se encarga de coordinar los esfuerzos de los Estados miembros a nivel de la Unión a través de su Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO), que cuenta con más de 400 personas que trabajan en 47 oficinas exteriores.

Además, la CE colabora con más de 200 organizaciones, entre las que se encuentran catorce organismos de las Naciones Unidas, 191 organizaciones no gubernamentales y tres internacionales (el Comité Internacional de la Cruz/Media Luna Roja, la Federación Internacional de la Cruz/Media Luna Roja y la Organización Internacional para las Migraciones).

La CE financió en 2010 las actividades los operadores de ayuda humanitaria con 1.115 millones de euros, un apoyo que aportó auxilio y esperanza a 151 millones de personas en 80 países, recordó.

El Día Mundial de la Ayuda Humanitaria, que se celebra desde 2008, rendirá un homenaje a las personas que se dedican a estos servicios y también a los que han perdido la vida haciendo su trabajo.

Además, intentará concienciar sobre el peligro que corren los trabajadores humanitarios, que se enfrentan a secuestros o amenazas de muerte y en ocasiones son asesinados.

La CE indicó que se han triplicado los ataques a los puestos humanitarios, con un resultado de unas cien muertes al año.

En 2010 hubo 129 incidentes de seguridad contra los trabajadores humanitarios, de los cuales 69 fueron asesinados, 86 fueron heridos y 87 fueron secuestrados.

La Comisión detalló que, a lo largo de los años, ha prestado asistencia humanitaria a más de cien países en todo el mundo, de los cuales los principales beneficiarios de los fondos fueron Croacia y Bosnia y Herzegovina (durante la disolución de Yugoslavia), Sudán, la República Democrática del Congo, Afganistán, los territorios Palestinos, Pakistán, Rusia y Burundi.

Por último, apuntó que la solidaridad de la UE marcó la "diferencia" en tres importantes crisis humanitarias: el tsunami en el sudeste asiático en 2004 y el terremoto de Haití y las inundaciones de Pakistán en 2010.