Los representantes de 70 naciones iniciaron el jueves en Honduras la Primera Cumbre Mundial de Afrodescendientes para combatir el racismo y la discriminación y hacer prevalecer los derechos milenarios de ese grupo étnico.

"A pesar de nuestras luchas reivindicativas a nivel mundial, en este siglo persisten las secuelas de la esclavitud, colonización, racismo y explotación en nuestra contra", dijo a la AP Céleo Alvarez Casildo, líder de la Organización de Desarrollo Etnico Comunitario (ODECO), que auspicia el evento con el respaldo de las Naciones Unidas.

Agregó que "todo eso frena nuestra ciudadanía plena y afecta los derechos de los pueblos afrodescendientes, que aún son víctimas de la discriminación racial".

La reunión, con la participación de 700 delegados, tiene lugar en La Ceiba, sobre el Atlántico, donde se concentra la mayor parte de la población afrohondureña y a unos 400 kilómetros al norte de la capital.

Alvarez definió la cumbre como "un movimiento social para analizar propuestas concretas con la comunidad internacional con el fin de ejecutar un plan global de desarrollo e identidad" de las comunidades negras.

El presidente hondureño Porfirio Lobo aseguró durante la inauguración del encuentro, que durará tres días, que "Honduras es un país multiétnico y multicultural". Afirmó que "cualquier tipo de discriminación es inaceptable".

En el país hay siete grupos étnicos, con más de 600.000 miembros.

En América Latina viven unos 200 millones de afrodescendientes, un tercio de la población de la región, según la ODECO. Y la comunidad negra en el mundo suma alreredor de 1.000 millones, considera la séptima parte de la humanidad.

En su proyecto de declaración, la cumbre pide al mundo adoptar medidas para que las víctimas del racismo tengan un completo acceso a la justicia y políticas que reduzcan la pobreza y mejoren la educación, salud, vivienda y empleo.

También solicita a las Naciones Unidas que declare el Decenio de los Pueblos Afrodescendientes en el Mundo a partir de 2012 y ponga en marcha un fondo de desarrollo que ayude a las comunidades a mejorar su situación social, económica y política.

La mayoría de los afrohondureños vive en unas 50 comunidades a lo largo de la costa Atlántica y representa un 10% de los 8,2 millones de habitantes del país. A nivel latinoamericano, la cifra de negros es de 20%.

La cumbre es la continuación de la Tercera Conferencia contra el Racismo realizada en Durban, Sudáfrica, que declaró el 2011 como el Año Internacional de los Afrodescendientes.

La conferencia es organizada por un comité internacional de 17 países.

La cumbre fue lanzada en mayo en Washington en la sede de la Organización Mundial de la Salud y cuenta con el respaldo del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Sistema de la Integración Centroamericana.