El activista indio Anna Hazare prevé salir hoy de la cárcel y ayunar en una explanada de la capital india tras alcanzar un acuerdo con las fuerzas de seguridad indias, informó hoy a los medios uno de sus colaboradores.

Hazare había recibido la orden de libertad hace dos días, solo horas después de ser detenido, pero condicionó su salida de prisión a que la Policía aceptara sus condiciones para el ayuno, concebido para presionar por la aprobación de una ley anticorrupción.

El activista, esta mañana todavía en el interior de la cárcel capitalina de Tihar, saldrá a primera hora de la tarde de prisión y comenzará su ayuno en la explanada Ramlila, dijo su colaborador Arvind Kejriwal en una comparecencia televisada fuera del penal.

"Nos han dado por quince días el espacio de Ramlila, y la Policía de Delhi nos ha asegurado que si lo necesitamos por más tiempo, podremos estar allí. Han retirado las condiciones que nos habían impuesto", dijo Kejriwal.

Hazare, de 74 años, había planeado iniciar su ayuno el martes en otro parque de la ciudad, pero la Policía impuso algunas condiciones previas para limitar el alcance de su protesta y, ante su rechazo de las mismas, arrestó al activista y a varios de sus colaboradores.

Según Kejriwal, Hazare está a la espera de que la explanada sea debidamente acondicionada para salir de la cárcel, aunque sus seguidores ya han comenzado a congregarse en los alrededores, informó la agencia india IANS.

La huelga de Hazare ha despertado una gran corriente de simpatía en las principales ciudades de la India, donde se han registrado manifestaciones espontáneas y críticas masivas contra la corrupción en los estratos político y administrativo, ancestral lacra del país.