El exgeneral serbio Goran Hadzic comparecerá el próximo 24 de agosto por segunda vez en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugosavia (TPIY) para declararse culpable o inocente de los cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad de los que se le acusa.

Al ser la segunda vez que comparece con este fin, si Hadzic volviera a no querer pronunciarse sobre los cargos, los jueces emitirán en su nombre una declaración de "no culpable", con la que garantizan la presunción de inocencia a la que todo acusado tiene derecho.

Hadzic declinó el pasado 25 de julio declararse culpable o inocente, pero se mostró cooperativo con la corte,

El último fugitivo los Balcanes, que fue extraditado desde Serbia a Holanda el pasado 22 de julio, estuvo representado durante su primera comparecencia por el letrado serbio Vladimir Petrovic, el cual le defenderá hasta que le sea asignado un abogado permanente.

Entre las catorce acusaciones que se le imputan figuran las de exterminio, asesinato, tortura y deportación de miles de civiles croatas con el fin de crear una zona de dominación serbia.

Asimismo, el tribunal acusa al antiguo líder de los serbios de Croacia de la "persecución por motivos políticos, raciales o religiosos" de miles de personas en Croacia durante la guerra de los Balcanes.

Lo culpa igualmente de crímenes de guerra, incluidos los cargos de asesinato, tortura, tratamiento cruel, destrucción indiscriminada de pueblos, destrucción o daños deliberados a instituciones educativas o religiosas y saqueo de bienes públicos o privados.

El TPIY calcula que el exgeneral serbio ordenó "el exterminio o asesinato" de cientos de croatas, "incluyendo a mujeres y ancianos", así como la deportación de más de 27.000 personas.