El fondo fiduciario de Michael Jackson denunció al mercado de seguros británico Lloyd's of London por negarse a pagar la póliza millonaria que cubría los conciertos que iba a realizar el artista en Londres cuando murió, informó hoy la web especializada en información de famosos TMZ.

Los representantes legales del patrimonio del "rey del pop" recurrieron a los tribunales más de dos años después de la muerte del cantante, que falleció el 25 de junio de 2009, para reclamar 17,5 millones de dólares que Lloyd's of London se comprometió a abonar en caso de que las actuaciones no se produjeran.

A principios de año, la institución londinense solicitó ante una Corte de Los Ángeles que se anulara judicialmente la póliza que cubría los conciertos por estimar que el contrato se refería a las "pérdidas originadas por un accidente" que hubiera impedido el tour "This Is It" de Jackson.

Lloyd's of London explicó que, a su forma de ver, el seguro no abarcaba la posibilidad del "homicidio".

La fiscalía de Los Ángeles acusó al que fuera médico de Jackson, Conrad Murray, de homicidio involuntario por la muerte del artista, si bien el doctor se consideró no culpable.

El juicio contra Murray comenzará en septiembre pero para el fondo fiduciario sea cual sea el veredicto, el fallecimiento cualifica como "accidente".

Lloyd's of London argumentó que a la hora de firmarse la póliza Michael Jackson mintió sobre su historial médico y sus adicciones.

El "rey del pop" murió víctima de una sobredosis de medicamentos, en concreto un anestésico hospitalario de nombre propofol, según determinó la autopsia.

Diversas personas del entorno de Jackson afirmaron tras su desaparición que el cantante era un habitual consumidor de fármacos, entre ellos propofol, que tomaba para combatir el insomnio.

En junio de 2009, Jackson estaba en Los Ángeles con los ensayos del medio centenar de conciertos que iba a realizar a partir de julio en Londres.

El fondo fiduciario, además de los 17,5 millones de dólares, reclama a Lloyd's of London una indemnización por los daños y perjuicios sufridos por el retraso en el pago del seguro.