Cesc Fábregas entrenó sólo dos veces con el Barcelona y conquistó ya un trofeo.

El mediocampista español no pudo haber tenido un mejor comienzo. Ayudó a que el club al que apoyaba en su niñez venciera al Real Madrid por primera vez en cinco series de la Supercopa de España entre los acérrimos rivales.

El Barsa se impuso 3-2 el miércoles, tras igualar 2-2 en la ida.

Fábregas dio pocas muestras de haber firmado su contrato con el Barcelona apenas dos días atrás. Comenzó una precisa jugada de toques entre Lionel Messi y el brasileño Adriano, la cual culminó con el gol del argentino, que sentenció la victoria cerca del final.

"Es estupendo que, después de tres días, pueda ganar la primera copa", dijo Fábregas después de festejar con sus compañeros. "Y es especialmente maravilloso lograr esto contra el Real Madrid. Este es el derby más importante del mundo y estoy feliz de ser parte de esto".

El trofeo debe ser satisfactorio para un jugador que esgrimió la falta de títulos con el Arsenal como el motivo principal para buscar su transferencia al Barcelona.

En cuestión de días, Fábregas, de 24 años, ha igualado ya su cosecha de trofeos durante ocho años en Inglaterra. Jugaba muy poco cuando el Arsenal conquistó la liga Premier inglesa en su primera temporada, y su único trofeo de relevancia fue un título de la FA Cup.

Pero quizás lo más importante para Fábregas es que el público en el Camp Nou disipó los temores de Fábregas, de que hubiera resentimiento por el hecho de que se hubiera marchado a la Premier durante todos estos años.

Los más de 90.000 espectadores ovacionaron al catalán cuando se le presentó antes del partido y a los 83 minutos, cuando entró a la cancha.

"Es como si nunca me hubiese ido. Quiero agradecer a todos los que hicieron posible esto", dijo Fábregas el lunes, cuando fue fichado.

Después de sacudirse algo del nerviosismo inicial, Fábregas se mostró adaptado de inmediato a un conjunto lleno de compañeros de la selección española, con la que conquistó el último Mundial.