El jefe economista del Banco Central Europeo se manifestó en contra de la introducción de los llamados eurobonos al afirmar que reducirían los incentivos para que los países en problemas traten de resolver sus problemas presupuestarios.

Juergen Stark fue citado por el diario alemán Handelsblatt en su edición del viernes al señalar que la introducción de los bonos conjuntos de la eurozona serían "una transferencia de la credibilidad crediticia de naciones estables y sólidas a estados que cuentan con finanzas menos sólidas".

Algunos opositores a sus puntos de vista, incluyendo a los que se encuentran en Alemania, su país natal, consideran que los eurobonos son la solución lógica a la crisis por deuda de la eurozona.

Sin embargo, la canciller Angela Merkel se opone a ellos y sus socios minoritarios en su gobierno de coalición, los Demócratas Libres, los rechazan vehementemente.

Stark argumentó que adoptar los eurobonos sin una integración política más profunda podría enfocarse "en los síntomas y no en las causas".