El primer ministro libio, Mahmoudi El Baghdadi, confirmó hoy desde Trípoli contactos con los rebeldes que luchan desde hace siete meses por la caída del régimen de Gadafi, y prometió "buenas noticias" en los próximos días, informó la agencia oficial, Jana.

En una declaración a la prensa, el primer ministro libio renovó su llamamiento a un alto el fuego y al diálogo nacional, pero descartó la salida del coronel Muamar Gadafi.

El Baghdadi, tras reclamar el alto el fuego inmediato, añadió que hay "contactos para encontrar una solución política al conflicto que sacude al país desde febrero" y aseguró que una "solución política pacífica" es la única salida.

El primer ministro libio, no obstante, se mantuvo intransigente sobre la principal exigencia de los rebeldes, la salida de Gadafi y de su familia, y afirmó que este asunto "no será objeto de discusión".

El Baghdadi dijo que están preparados para comenzar el diálogo y poner fin a esta crisis inmediatamente y aseguró que "desde hace algunos días hemos comenzado contactos para encontrar una solución política inmediata".

Las afirmaciones de El Baghdadi contradicen las posiciones de los dirigentes rebeldes, encabezados por el presidente del Consejo Nacional Transitorio (CNT), Mustapha Abdeljajil, según el cual no hay ningún contacto ni discusión en estos momentos con el régimen.

En una declaración a EFE ayer, el portavoz y vicepresidente del CNT, Abdelhafidh Ghoga, predijo una victoria para finales de mes de las fuerzas insurgentes.