El presidente de Perú, Ollanta Humala, planteó hoy que todo aquel que cometa un delito armado reciba un mínimo de años en prisión y también que sea un agravante el hecho de atentar contra la integridad física de un menor.

En una ceremonia realizada en Palacio de Gobierno para instalar el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, Humala dijo que los ciudadanos están hartos de que los delincuentes "utilicen el espacio público para agarrarse a balazos" con otras bandas o con las fuerzas policiales.

"El pueblo está cansado de mucha teoría y pocas acciones, por eso decido, como presidente, ponerme como un colaborador más a la cabeza del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y saludo a los miembros que están participando en él", indicó el gobernante en presencia de integrantes del Poder Judicial y del Parlamento, así como ministros y alcaldes.

Humala le pidió al Congreso que colabore con el Ejecutivo en un proyecto de ley que establezca que "todo delito que se cometa con arma de fuego, aunque sea para robar un pan, debe tener una base mínima de equis años en prisión".

Asimismo, planteó como agravante que en cualquier delito cometido se afecte la integridad de los niños.

"Aquel que toque un niño, no puede tener perdón", dijo Humala, tras el intento de robo que sufrió la familia del congresista Renzo Reggiardo hace unos días y en el cual su hija de 8 años recibió un balazo en el tórax.

El jefe de Estado propuso también crear el servicio policial voluntario para que los jóvenes que se sumen a él puedan reunir puntos que les permitan acceder a una escuela de formación policial.

En ese sentido, recomendó que las empresas de seguridad busquen a su personal entre los jóvenes que cumplan con este servicio voluntario en las comisarías del país.

Humala recordó que esta semana se puso en marcha un plan piloto para retirar a la policía peruana del resguardo de locales privados en sus días libres, con el objeto de reforzar la seguridad ciudadana.

"Vamos a crear un fondo con dinero del Tesoro Público (para financiar el pago extra a la policía), pero necesitamos el apoyo del sector privado para adquirir armamento y vestuario para la policía", agregó el presidente.

Humala le pidió al Poder Judicial que no permita que los delincuentes puedan salir a las calles usando vacíos jurídicos y a la Fiscalía que ponga mayor atención a los delitos contra la integridad de los niños y con el uso de armas.

Respecto a la situación en los penales del país, Humala dijo que es necesario "restablecer el orden" y precisó que en esta iniciativa "no hay familiares ni nada", en referencia a su hermano Antauro Humala condenado a 25 años de prisión por la muerte de seis personas en 2005.

"La ley es la ley para todos", subrayó Humala, después de que su hermano declarase a varios medios de comunicación que su excarcelación era inminente.

El presidente también anunció que se dispondrá el traslado de los presos de alta peligrosidad de las cárceles comunes para que las prisiones no estén convertidas en "centro de operaciones para el crimen organizado", como sucede presumiblemente en la actualidad.

Humala pidió asimismo el cuidado de los turistas en el país, a raíz del reciente asalto sufrido por un grupo en el centro arqueológico de Choquequirao, porque si la idea es duplicar la cantidad de visitantes que llegan a Perú "hay que darles tranquilidad y seguridad", dijo.

Finalmente, el mandatario también pidió la participación de la prensa en el Consejo de Seguridad Ciudadana para que alerten de los casos de corrupción, desidia u omisión de las autoridades, aunque sin exaltar a los delincuentes para evitar crear "un falso ídolo" en la opinión pública, señaló.