El oro marcó hoy un segundo récord histórico al cerrar en 1.793,8 dólares la onza en la Bolsa Mercantil de Nueva York, espoleado por su carácter de valor refugio ante las incertidumbres económicas y tras conocerse los datos sobre el aumento del índice de precios de productor (IPP) de Estados Unidos.

Los contratos de oro más negociados esta tercera jornada de la semana, los de vencimiento en diciembre, sumaron 8,8 dólares al precio de cierre anterior, un ascenso del 0,49 % respecto a los 1.785 dólares que alcanzó el martes y que supuso otro récord.

El oro se vio impulsado hoy después de que se conociera que el índice de precios de productor (IPP) de Estados Unidos subió en julio el 0,2 %, según los datos que divulgó el Departamento de Trabajo.

En los últimos doce meses los precios de productor han subido un 7,2 %, y la inflación subyacente del IPP ha sido del 2,5 %, la más alta desde junio de 2009, de acuerdo con los datos del Gobierno.

La inflación a nivel de los productores, que más adelante se trasladará a los precios que pagan los consumidores, reduce el margen de estímulo monetario para la Reserva Federal, que ha mantenido la tasa de interés de referencia en casi el cero por ciento desde diciembre de 2008.

El banco central estadounidense considera aceptable y saludable una tasa de inflación en los precios que pagan los consumidores, de entre el 1 y el 2 % anual, y tendrá dificultades para continuar sus estímulos monetarios si los productores pasan a los consumidores los incrementos de los costos.

El oro registró su segundo récord consecutivo de la semana un día después de que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunciara que nacionalizará los yacimientos de oro del país con una ley que está preparando, y que utilizará el mineral para su conversión en reservas internacionales.

Según asegura hoy The Wall Street Journal, Venezuela transferirá 211 toneladas de oro por valor de 11.000 millones de dólares que mantiene en bancos extranjeros, particularmente europeos, al Banco Central de Venezuela (BCV), donde ya guarda otras 154 toneladas en lingotes del metal precioso.

También influido por las incertidumbres en la zona euro, el precio de la onza de oro al contado cerró hoy en el mercado de Londres a 1.790 dólares, lo que supone una subida del 0,4 % frente al cierre de la jornada anterior y un nuevo récord.

El de hoy es el segundo récord consecutivo en Londres tras los 1.782,50 dólares en los que cerró ayer, y el tercero en una semana.