En la imagen, la tienda de Zara en Tokio. EFE/Archivo