El índice de tendencia futura de la economía de Estados Unidos subió 0,5 puntos en julio, informó hoy la entidad privada de análisis The Conference Board, que no prevé una aceleración en el crecimiento de la primera economía mundial en los próximos meses.

El ascenso registrado el mes pasado situó a ese índice de tendencia futura en 115,8 puntos, lo que se produce después de un avance de 0,7 puntos en junio, 0,3 en mayo y 0,4 puntos en abril -el primer ascenso en cerca de un año-.

"El índice de tendencia futura continuó incrementándose en julio. Sin embargo, con la excepción de los componentes de entrada de dinero y tasas de interés, los otros subíndices muestran una mayor debilidad, lo que concuerda con el aumento de las preocupaciones sobre la salud de la expansión económica", dijo hoy el economista de The Conference Board, Ataman Ozyildirim, al difundir los datos.

De cualquier modo, el experto aseguró que "a pesar del aumento de la volatilidad, los indicadores de tendencia futura todavía sugieren que la actividad económica debería expandirse lentamente hasta el final del año".

"La economía está lenta, con poco impulso, y no demuestra ninguna señal de acelerarse. Las ganancias del indicador de tendencia futura son modestas, especialmente los indicadores no financieros", aseguró por su parte el economista Ken Goldstein, también experto de The Conference Board.

A pesar de esos "riesgos en aumento", Goldstein coincide en que la economía estadounidense "debería continuar expandiéndose a un ritmo modesto hasta octubre".