El gobierno decretó el jueves una emergencia de cinco semanas en el sector de producción y comercialización de banano, lo que permitirá buscar soluciones a problemas como la baja de la demanda y la caída de los precios en los mercados internacionales.

El ministro de Agricultura, Stanley Vera, dijo que el gobierno tiene previsto comprar 1,5 millones de cajas de banano, el excedente de la producción ecuatoriana, buena parte de las cuales serán entregadas como alimento para el sector ganadero, y que otra parte podría ser negociada a Cuba, un mercado no tradicional.

Explicó en rueda de prensa que "la declaratoria es por cinco semanas, lo que nos lleva hasta la época de recuperación de precios" a inicios de octubre.

"La idea es bajar el volumen de producción, apoyo en el mantenimiento de los precios ... ese es el objetivo", señaló.

El banano es el segundo producto de exportación de Ecuador, tras el petróleo, y en el primer semestre de este año sus ventas sumaron 1.200 millones de dólares, 100 millones más que en igual semestre del 2010.

Según el ministro, el Consejo Consultivo del Banano también presentará en el plazo de un mes un plan para la recuperación del sector.

El director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE), Eduardo Ledesma, pidió al gobierno ayuda para ampliar los mercados de exportación especialmente a mercados como los de Canadá, Suiza y Turquía.