La comisionada de derechos humanos de la ONU pidió el jueves al Consejo de Seguridad que remita a Siria a la Corte Penal Internacional para que ésta investigue las presuntas atrocidades cometidas contra manifestantes durante el levantamiento popular que comenzó hace cinco meses.

Navi Pillay dijo a reporteros que recomendó al consejo la medida porque una comisión investigadora de la ONU reportó que la evidencia hallada apuntaba a la existencia de "violaciones generalizadas y sistemáticas" de los derechos humanos y de crímenes contra la humanidad.

La comisionada agregó que no "albergaba mucha esperanza" de que Siria llegara a la corte.

Pero Alemania dijo que presionaría para lograr una resolución del consejo que impusiera sanciones contra Siria.