El fabricante de bebidas Coca-Cola anunció hoy que a partir de 2012 y a lo largo de los siguientes tres años invertirá un total de 4.000 millones de dólares en China, "uno de los mercados en crecimiento más importantes del mundo", según la empresa.

"La nueva inversión es parte de nuestro compromiso a largo plazo para invertir en innovación, asociaciones y un portafolio que nos permitirá seguir aumentando nuestro negocio de manera sostenible y responsable" dijo en un comunicado el presidente y consejero delegado del gigante de los refrescos, Muhtar Kent.

Kent recordó que Coca-Cola ya ha invertido en los últimos tres años hasta 3.000 millones de dólares en sus socios locales en el gigante asiático -las embotelladoras chinas Swire Beverages y COFCO Coca-Cola Beverage-, lo que elevará la cifra total de inversión en el país asiático a 7.000 millones.

"En los primeros seis meses de 2011, nuestras ventas en China superaron los mil millones de cajas, el doble que hace cinco años, cuando la compañía logró por primera vez despachar esa cantidad en un año entero", añadió.

Coca-Cola reveló hace un mes que ganó 2.804 millones de dólares en el segundo trimestre de 2011, un 18 % más que en el mismo periodo del año anterior, algo que atribuyó a un aumento en las ventas a nivel mundial.

Sus ingresos semestrales se situaron en 23.254 millones de dólares, un alza del 44 % respecto a los primeros seis meses de 2010 y donde precisamente el 24 % del incremento de la facturación fue en China.

Coca-Cola, que este año celebra el 125 aniversario de su fundación, ha construido un total de seis plantas embotelladoras entre 2009 y 2011 en el país asiático y tiene previsto abrir otras dos en los próximos meses.

La multinacional opera en total más de cuarenta plantas en China, donde emplea a más de 48.000 trabajadores.