El presidente haitiano, Michel Martelly, y el exgobernante estadoundiense Bill Clinton, copresidente de la Comision Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH), anunciaron hoy un programa para rehabilitar 16 barrios de Puerto Príncipe afectados por el terremoto del año pasado.

El programa, que costará 30 millones de dólares, fue aprobado por la CIRH y prevé en una primera etapa el alojamiento permanente para 30.000 de los desplazados que viven en seis campos improvisados de la capital.

Durante la ceremonia, que tuvo lugar en la oficina del primer ministro saliente, Jean Max Bellerive, Martelly prometió que el programa llamado "16-6" se constituye en la "señal que empezó la reconstrucción definitiva", del país.

"Es un gran paso al frente para el pueblo haitiano", estimó el gobernante, mientras subrayó que no hubo ningún cambio en la situación de las personas desplazadas desde el año pasado.

Aseguró que el cambio de esta situación es una "prioridad" para su administración y senaló que globalmente la rehabilitación de 16 barrios de la capital permitirá cambiar la vida de 150.000 personas.

Martelly agradeció a los miembros de la CIRH, tal como lo hizo el exmandatario Bill Clinton, quien estimó que "es muy importante que la comunidad internacional sigue apoyando la visión del presidente de Haití".

Llamó a los donantes a aportar de manera regular dinero al Fondo para la Reconstruccion de Haití, puesto que la "colaboración" entre la comunidad internacional y el país caribeño "puede resolver el problema de alojamiento".

El copresidente de la CIRH reveló también que el programa "16-6" permitirá crear 4.500 empleos en los sectores de la construcción.

Clinton llegó ayer a Haití y de inmediato inauguró un programa de préstamos para empresarios de pequeñas y medianas empresas y se reunió en privado con el presidente Martelly.