Estadísticas nuevas publicadas por la Oficina del Censo de Estados Unidos están proporcionando una visión más detallada sobre cómo la alteración de líneas étnicas y raciales están haciendo de Massachusetts un lugar más diverso para vivir.

Las estadísticas muestran que si bien Massachusetts sigue siendo mayoritariamente un estado de blancos, los grupos minoritarios continúan incursionando.

En el 2000, los residentes blancos representaban más del 84% de la población del estado. Para el 2010, la cifra bajó a cerca de 80% del total de 6,5 millones de habitantes.

La cifra de residentes negros subió de 5,4% de la población hace una década, a 6,6% en el 2010.

Pero, por mucho, el grupo de crecimiento más rápido fue el de hispanos y latinos, cuya cifra repuntó de 6,8% de la población estatal en el 2000 a 9,6% en el 2010.

Los de origen puertorriqueño representaron casi la mitad de la población hispana y latina del estado en el 2010.

La cifra de asiáticos también creció en los últimos 10 años, de 3,8% de la población en el 2000, a 5,3% en el 2010.

Y si bien la proporción de minorías que residen en el estado está creciendo, aún existe una brecha significativa en materia de propiedad de vivienda.

Aunque representan cerca del 10% de la población del estado, sólo 3% de propietarios de casa en Massachusetts son hispanos o latinos. Por contraste, hispanos y latinos representan más del 14% de quienes rentan vivienda.

Las cifras son similares para la población de raza negra.

A pesar de que representan más del 6% de la población, sólo poco más de 3% de los propietarios de casa en el estado son negros, mientras que más de 10% de ellos pagan renta.

Por comparación, 91% de los propietarios de vivienda son blancos y 73% son inquilinos.