Las fuerzas de seguridad bahreiníes lanzaron gas lacrimógeno contra grupos de manifestantes antigubernamentales en diversas partes del reino.

Choques de pequeña escala se han vuelto recurrentes en Bahréin entre la policía y manifestantes predominantemente chiíes que piden mayores derechos. Los enfrentamientos callejeros del jueves parecían más grandes y más generalizados luego de que en medios sociales se publicaran convocatorias para reforzar las protestas.

Un periodista de The Associated Press vio a la fuerza pública lanzar gas lacrimógeno en la capital, Manama, y en suburbios de mayoría chií para tratar de dispersar a los manifestantes. No había reportes de lesionados hasta el momento.

La mayoría chií de Bahréin comenzó a protestar en febrero inspirada por otros levantamientos populares en el mundo árabe. Los chiíes reclaman que son discriminados por los gobernantes suníes.