Los precios de las acciones cerraron el miércoles con una modesta alza en la Bolsa de Valores de Nueva York luego de una serie de positivos reportes de ganancias de corporaciones, pero que aportaron previsiones contradictorias acerca de cómo la frágil economía y los crecientes costos afectarán su crecimiento.

Target, Dell y Staples reportaron fuertes ganancias en el último trimestre que superaron las expectativas de los analistas.

Las empresas del Standard & Poor's 500 están en camino de reportar mayores ganancias por noveno trimestre consecutivo. Sin embargo, el crecimiento económico es débil en todo el mundo y algunos economistas consideran que es posible la llegada de una segunda recesión. Eso podría afectar los ingresos de las empresas en el futuro, y evitó que los inversionistas compraran con más entusiasmo el miércoles.

La reducción de la previsión de crecimiento de ingresos de Dell para este año se sumó a las preocupaciones de los inversionistas. Target y Staples divulgaron previsiones de ganancias por encima de las expectativas de Wall Street.

El índice Dow Jones subió 4,28 unidades para ubicarse en 11.410,21, mientras el Standard & Poor's 500 sumó 1,12 unidades (0,1 para quedar en 1.194,88. El tecnológico Nasdaq perdió 11,97 unidades (0,5%) para quedar en 2.511,48.

Siete de los 10 sectores que componen el S&P 500 subieron. Las mayores caídas vinieron de las acciones tecnológicas, que retrocedieron un 0,8% después de que Dell recortó su previsión.

"Hay un montón de señales contradictorias en el sistema actualmente, y es difícil decir qué camino tomar", dijo Charlie Smith, director de inversiones de Fort Pitt Capital Group, que tiene poco más de 1.000 millones de dólares en activos bajo gestión.

Los inversionistas siguen preocupados por Europa. Algunos países han pedido prestado tanto que podrían no ser capaces de pagar sus bonos, y el crecimiento económico se ha ralentizado en el viejo continente. Los temores sobre un posible incumplimiento de pagos de un país europeo han dominado el mercado en las últimas semanas, junto a la preocupación por la alicaída economía de Estados Unidos.

Otra inquietud del miércoles: Las empresas están lidiando con los crecientes costos. El alza de los precios de los alimentos ayudó a empujar la inflación al nivel mayorista a un 0,2% en julio, según un informe del gobierno publicado el miércoles. Eso se compara con una caída del 0,4% en junio, pero aún está muy por debajo de los niveles de inflación a principios de este año, cuando la violencia en el Oriente Medio forzó la subida de los precios del petróleo. En febrero, los precios al por mayor subieron un 1,5%.

Casi tres acciones subieron por cada dos que cayeron el miércoles en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen consolidado fue relativamente ligero, con 3.900 millones de acciones, el más bajo en tres semanas.

En otros mercados internacionales, el FTSE 100 británico perdió 0,49%, hasta quedar en 5.331, mientras que el DAX alemán retrocedió 0,77%, a 5.948. El CAC-40 francés subió 0,73%, a 3.254.

Más temprano, en Asia, el Nikkei japonés se hundió 0,6%, para cerrar a 9.057,26.