Un agente inmobiliario en Suecia está vendiendo una propiedad inusual: una casa de cinco recámaras con todo y un esqueleto en una tumba medieval en el sótano.

La casa — en el centro de Visby, en la isla de Gotland — fue construida en 1750 sobre los cimientos de una iglesia rusa. La cocina está sobre el presbiterio y la tumba que contiene el esqueleto — visible a través de un vidrio — está en el sótano.

El dueño de la agencia inmobilaria, Leif Bertwig, aseguró el miércoles que no hay nada que temer porque el esqueleto "está en tierra sagrada y descansa en paz".

Bertwig dijo que los restos probablemente pertenecieron a un hombre ruso que murió hace 800 años.

El preció inicial de la casa es de 4,1 millones de coronas (unos 640.000 dólares).