Acosado por críticas a su manejo de acusaciones de abuso sexual, el Vaticano tomó el miércoles la inusual medida de publicar documentos internos acerca de un difunto sacerdote que fue destituido en la década de 1960 después de que presuntamente abusó sexualmente de menores de edad en Irlanda y Estados Unidos.

Los documentos publicados en el portal del Vaticano son parte de archivos que la Santa Sede planea entregar a los abogados estadounidenses de un hombre que dice fue agredido sexualmente por el sacerdote Andrew Ronan. El hombre, quien no ha sido identificado, intenta demostrar la responsabilidad del Vaticano en el abuso.

Un juez federal en Portland, Oregón, ordenó al Vaticano responder para el viernes a ciertos pedidos de información de los abogados del hombre, en la primera vez en que la Santa Sede se ha visto obligada a entregar documentación sobre un caso de abuso sexual.

La documentación incluye el archivo de 1966 del caso con el pedido de que Roman sea suspendido de sus tareas sacerdotales, luego que sus superiores conociesen las acusaciones de que había abusado de menores en Irlanda.

El abogado del Vaticano Jeffrey Lena dijo el miércoles que los documentos probaban que la Santa Sede solamente había conocido de las acusaciones contra Ronan en 1966, luego que ocurrió el abuso contra el demandante.

La decisión de publicar una selección de los documentos descubiertos se produce en medio de críticas sin precedentes al manejo por el Vaticano de casos de abuso sexual en Irlanda y cuando aún trata de recuperarse del escándalo de abusos que estalló el año pasado.

Miles de personas en Europa y en otras partes el mundo reportaron que fueron violados y agredidos sexualmente por sacerdotes cuando eran niños, mientras que los obispos encubrían los delitos y el Vaticano se hacía de la vista gorda.

El mes pasado, un reporte independiente sobre la diócesis irlandesa de Cloyne acusó al Vaticano de sabotear los esfuerzos de obispos irlandeses de reportar los casos de abuso sexual a la Policía. Las acusaciones hicieron que legisladores irlandeses expresasen una condena sin precedentes a la influencia de la Santa Sede en el este país predominantemente católico, con acaloradas críticas, especialmente del primer ministro Enda Kenny.

El Vaticano retiró a su embajador en Dublín por la disputa para ayudar a preparar la respuesta oficial, que se espera en las próximas semanas.

De acuerdo con el Vaticano, los documentos dados a conocer el miércoles incluyen una carta escrita por un líder de la Orden de los Siervos de María en Chicago en la que éste detallaba acusaciones de que Ronan había abusado de estudiantes en el priorato de Benbury, Irlanda.

El dirigente eclesiástico escribe que él había sacado inmediatamente a Ronan de Irlanda tras conocer las acusaciones en 1959. Ronan comenzó a trabajar en Chicago y fue trasladado posteriormente a Portland. Falleció en 1992.