Nueve automóviles fueron incendiados el jueves en Berlín en la tercera noche consecutiva de ataques incendiarios que han indignado a los alemanes y han suscitado la condena de la canciller Angela Merkel.

Aunque los ataques a los automóviles de lujo en Berlín y Hamburgo han sido relativamente comunes en los últimos años, la nueva serie de atentados ha concitado la atención tras los recientes disturbios en Gran Bretaña. Las autoridades en Berlín dicen que no hay indicaciones de un vínculo, pero tienen pocas pistas acerca de los autores de los ataques nocturnos.

"Necesitamos desesperadamente pistas de los ciudadanos", afirmó Rainer Wendt, titular del sindicato policial alemán.

Unos 40 automóviles han sido incendiados en Berlín en los tres últimos días y la policía ofreció 5.000 euros (más de 7.000 dólares) a quien suministre pistas para hallar a los culpables.

"Parece tratarse de un individuo, o un grupo reducido, y realmente no se puede ver ninguna intención política", afirmó el vocero policial Thomas Neuendorf a la televisión n-tv.

Más de cien policías tratan de descubrir a los culpables, agregó.

Desde Wiesbaden, Merkel condenó los ataques y prometió el apoyo del gobierno a la policía. "¿Qué tipo de conducta es ésa que pone en riesgo vidas ajenas?", preguntó la canciller.

Nadie ha resultado herido hasta ahora en los ataques más recientes, que afectan a vecindarios relativamente acaudalados en el oeste de Berlín, informó la policía. Los automóviles destruidos incluyen tres BMW, tres Audi, un Ford, un Opel y un Volkswagen.

Wendt coincidió en que los ataques no parecen tener motivación política.

"Hay otros motivos, como la diversión de destruir algo, y la violencia", dijo a la agencia noticiosa dapd. En el pasado se ha culpado a extremistas de izquierda de haber incendiado vehículos de lujo en las principales ciudades alemanas.

El alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, cuyo gobierno de centroizquierda enfrenta una elección estatal el 18 de septiembre, ha pedido a los residentes que ayuden a las autoridades denunciando todo acto sospechoso. Pero agregó que hay 1.200.000 automóviles registrados en Berlín y que no se pueden proteger todos.

El partido conservador de Merkel, que está en desventaja en las encuestas locales, indicó que se propone esgrimir la cuestión de la destrucción de automóviles en las elecciones en la capital alemana.

"Todos los que deseen gobernar Berlín deben contener la violencia y el vandalismo", dijo el candidato conservador Frank Henkel.