El River Plate ha debutado este martes en el torneo de la Segunda División del fútbol argentino con una victoria sobre el Chacarita Juniors por 1-0, ante una afición que dio un marco festivo a una situación inédita para el equipo más laureado de su país.

Unos 30.000 hinchas alentaron con fervor en el estadio 'Monumental' al equipo dirigido por Matías Almeyda, que tuvo al 'Chori' Domínguez, cedido por el Valencia, como el mejor exponente futbolístico de una postura ofensiva permanente, por momentos tan obsesiva como imprecisa ante un exigente rival.

El lateral uruguayo Juan Manuel Díaz, el mismo que tuvo a su cargo el marcaje de Lionel Messi, del Barça, en la final del Mundial de Clubes de 2009 cuando formaba parte del Estudiantes de La Plata, anotó el primer tanto riverplatense en la categoría de plata, con un remate de cabeza a los seis minutos.

Ese gol tempranero fue el disparador del clima festivo que los hinchas del River impusieron en la noche del 'Monumental', tras lo cual celebraron ruidosamente cada acierto individual y colectivo de su equipo, que duplicó a su oponente en la generación de jugadas cercanas al gol en el primer tiempo.

Pero el desgaste emocional y físico frenó al equipo de Almeyda al promediar la segunda parte, cuando el desarrollo del encuentro se emparejó, porque el Chacarita Juniors se adueñó del balón, presionó y progresó en el juego.

'Chaca' hizo sufrir a un River por momentos desordenado. Los minutos finales prácticamente los jugó en su campo.

No obstante, el 'Chori' Domínguez, que estrelló un remate en un palo a los 80 minutos, siempre provocó esperanzas. Fue la figura de la noche y el futbolista más aplaudido por una hinchada embargada por la emoción.

El equipo riverplatense, el que más títulos ha logrado en Argentina (34), descendió a la categoría de plata en junio pasado después de 103 años en la división de honor y este martes ha comenzado a vivir una experiencia nueva.

Le quedan por delante 37 partidos hasta mediados de 2012 para cumplir su objetivo de regresar lo antes posible a la categoría en la que alcanzó la gloria.

Tendrá como rivales a varios campeones en Primera, como Huracán (1973), Quilmes (1978), Ferrocarril Oeste (1982 y 84) y Rosario Central (1971, 73 y 80). También otros con recorrido de histórico como Gimnasia y Esgrima La Plata, Atlanta e Instituto de Córdoba.

A sus jugadores, a Almeyda, sus dirigentes e hinchas les queda claro que estos y el resto de los equipos del torneo B Nacional se salen de la vaina por enfrentarse al River en partidos de colección, en verdaderas finales, en acontecimientos únicos para sus propias historias.