El ministro israelí Yossi Peled se entrevistó hoy en Asunción con el canciller paraguayo, Jorge Lara Castro, en el marco de una gira para reivindicar la postura de Israel sobre el pedido de ingreso de Palestina a la ONU.

Peled, exgeneral de las Fuerzas de Defensa de Israel y ministro sin cartera en el Gobierno de Benjamin Netanyahu, visitó la capital paraguaya en la etapa final de su recorrido por la región, que también incluyó a Guatemala, Costa Rica y Uruguay.

La Cancillería paraguaya informó que Peled realizó una breve visita a Asunción "en cumplimiento de una misión especial relacionada con la próxima Asamblea General" de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

Durante esa reunión global, que se celebrará el 20 de septiembre próximo, se prevé que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, pida a la ONU el ingreso de Palestina como Estado miembro de este organismo.

Paled, quien no dio declaraciones a la prensa tras su reunión con Lara Castro, dijo a Efe el día 15 en Montevideo que el apoyo de varios países de América Latina a la declaración unilateral del Estado Palestino en la ONU pone en peligro a Israel y señaló que esto no va a llevar "a nada positivo".

"Este reconocimiento (de Palestina) seguramente pondrá en peligro a Israel, primero porque los palestinos no tendrán la motivación de hablar de forma directa con nosotros y van a pensar que otros van a hacer el trabajo por ellos, y después porque será un factor para deslegitimizar su existencia y sus enemigos van a usarla como una buena excusa para hacerlo", aseveró el ministro en la ocasión.

El 28 de enero pasado el Gobierno paraguayo ratificó a través de un comunicado emitido por la Cancillería que reconoce a Palestina como un Estado "libre e independiente, con las fronteras del 4 de junio de 1967".

Los palestinos llevarán al Consejo de Seguridad, donde se toparán con el anunciado veto de Estados Unidos, o directamente a la Asamblea General, la demanda de aceptación del "Estado de Palestina" con las fronteras anteriores a la Guerra de los Seis Días de 1967.

Estas fronteras, rechazadas por Israel e internacionalmente aceptadas, incluyen Gaza, Cisjordania y, como capital, Jerusalén Este.