Floyd Mayweather Jr. fue demandado por dos hombres que alegan que el boxeador ordenó que los atacaran a tiros hace dos años a las afueras de una pista de patinaje en Las Vegas.

La demanda civil, obtenida el miércoles por The Associated Press, acusa al púgil, a Ocie Harris y a otras personas de amenazar a las supuestas víctimas después del ataque.

Leonard Ellerbe, director general de Mayweather Promotions, dijo que ni el boxeador invicto ni los otros acusados tuvieron relación alguna con el ataque o con las amenazas.

"Como en la mayoría de los casos civiles, éste es sólo otro ejemplo de un intento por sacar dinero mediante extorsión", dijo Ellerbe.

"Un observador cuidadoso examinaría los antecedentes de estos individuos y cuestionaría de inmediato su credibilidad", añadió.

Un abogado de Harris, acusado de hacer los disparos, no emitió comentarios de inmediato. Harris se ha declarado inocente de cargos penales relacionados con el ataque. Su juicio está programado para febrero.

Las supuestas víctimas, Quincey Williams y Damien Bland, dicen en la demanda presentada el martes que quieren que Mayweather y sus allegados dejen de amenazarlos, además de pedir compensación monetaria.

Robert Adams y Robert Eglet, los abogados que presentaron la demanda, no estuvieron disponibles el miércoles para hacer declaraciones, porque se preparaban para un juicio distinto, informó su despacho.

Mayweather está invicto en 41 peleas y ha ganado títulos en cinco divisiones. Se prepara para pelear el 17 de septiembre con Víctor Ortiz.

Según la policía, Mayweather discutió con Williams la noche del tiroteo, dentro del centro de patinaje Crystal Palace. Las autoridades señalan que, el 23 de agosto del 2009, estalló un altercado por un mensaje de texto que Williams envió a Mayweather, en el que manifestaba su deseo de que el púgil perdiera su siguiente pelea.

En aquel entonces, Mayweather se preparaba para enfrentar al mexicano Juan Manuel Márquez, a quien venció por decisión unánime.

___

Oskar García está en Twitter como http://twitter.com/oskargarcia.