La balanza por cuenta corriente de la zona del euro incrementó el pasado junio el déficit hasta 7.400 millones de euros, 60,9 % más que en el mismo mes de 2010.

El BCE informó hoy de que estas cifras reflejan un déficit en las transferencias corrientes de 10.800 millones de euros (3.000 millones de euros más que en junio de 2010) e ingresos de 1.500 millones de euros (100 millones de euros menos que en junio de 2010).

La zona del euro tuvo en junio un superávit en bienes de 600 millones de euros, 2.000 millones de euros menos que en junio de 2010, y en servicios de 4.400 millones de euros, (el doble que en el mismo periodo del pasado año).

La balanza por cuenta corriente mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias.

El saldo acumulado anual de la balanza por cuenta corriente en los últimos doce meses hasta junio tuvo un déficit de 59.900 millones de euros, un 0,6 % del Producto Interior Bruto (PIB) de la zona del euro y comparado con el déficit de 15.700 millones de euros del año anterior.

En junio, en la cuenta financiera de los países que comparten el euro, las inversiones directas y de cartera registraron entradas netas de 94.000 millones de euros, frente a las salidas netas de 4.000 millones de euros en el mismo mes de 2010.

El balance acumulado de los últimos doce meses hasta junio mostró entradas netas de 333.000 millones de euros en las inversiones directas y por cartera, el triple que un año antes.

La balanza de pagos recoge las transacciones comerciales y financieras de un país o un grupo de países en relación con otros y está compuesta de la cuenta corriente y la cuenta de capital.