Las empresas estadounidenses pagaron en julio precios más altos por el tabaco, las camionetas tipo pickup y los productos farmacéuticos, con lo que la inflación subyacente al mayoreo experimentó su mayor salto en seis meses.

Este índice de la inflación, que excluye el precio de la energía y los alimentos, es la espina dorsal del Indice de Precios al Productor (IPP). Aumentó un 0,4% en julio: el mayor salto desde enero.

El IPP, que mide todos los cambios en los precios antes de llegar al consumidor, subieron un 0,2% el mes pasado, anunció el miércoles el departamento del Trabajo, tras hacerlo un 0,4% en junio, la primera contracción en 17 meses.

Una causa clave del aumento en el índice de la inflación subyacente fue el crecimiento del 2,8% en el precio del tabaco: el mayor en más de dos años. Ello contribuyó a un cuarto de la expansión en la inflación subyacente. El precio de las camionetas pickup creció un 1%.

El precio de la gasolina bajó por segundo mes consecutivo. El de los alimentos aumentó un 0,6%, el mayor salto desde febrero.

El IPP subió un 7,2% en los últimos 12 meses, menos que el 7,3% de mayo, el mayor salto en dos años y medio.

La inflación subyacente aumentó un 2,5% en los últimos 12 meses, el mayor salto desde junio de 2009.

"Han aparecido presiones modestas de la inflación, aunque seguramente disminuirán ... a lo largo del año, al mermar el encarecimiento de la energía ocurrido el año pasado", dijo el economista Steven Wood, de la firma Insight Economics, en una nota dirigida a sus clientes.

El abaratamiento de la energía ha reducido las presiones inflacionarias. A principios de año, el precio de los alimentos y la gasolina se disparó e hizo que el índice de precios al por mayor subiera en febrero un 1,5%, tras hacerlo un 1% el mes anterior.