Los indonesios celebraron hoy el 66 aniversario de la independencia con una jornada festiva en la que las principales calles de las ciudades se engalanaron de blanco y rojo, los colores nacionales, pero sin el bullicio tradicional para respetar el ramadán, el mes islámico del ayuno y la penitencia.

La coincidencia en calendario hizo que el país con mayor número de musulmanes del mundo retirase del programa oficial muchos de los actos habituales, como los campeonatos deportivos o los juegos callejeros.

En las calles también se notó una menor afluencia de indonesios y los vendedores de parafernalia se lamentaron del descenso en el beneficio de sus negocios en fecha tan señalada.

Hasan, un comerciante de Yakarta, indicó que "el hecho de que los musulmanes -el 85 por ciento de la población de Indonesia- ayunen está relacionado con la caída de las ventas porque la gente no está con ánimo de celebración".

Otras costumbres del Día de la Independencia sí se han mantenido, como la parada militar en el Palacio Presidencial de Yakarta y la amnistía y los permisos especiales para más de 55.000 presos.

Uno de los puntos más emblemáticos de la conmemoración fue el Monumento Nacional (Monas), en la céntrica plaza de la Independencia de Yakarta, un obelisco construido para recordar la lucha de Indonesia por la independencia de Holanda, un hito alcanzado el 17 de agosto de 1945.

Como nota curiosa, la canción escrita por el presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, y que un coro de niños interpretó en la ceremonia oficial celebrada en el Palacio Presidencial.

La composición seleccionada era "Dari Jakarta ke Oslo Untuk Bumi Kita" (De Yakarta a Osloa por la Tierra), una obra que escribió durante su participación en la Conferencia sobre Clima y Bosques de la capital noruega en mayo de 2010.

"Es bastante buena", comentó Guruh Sukarnoputra, uno de los hijos del general Sukarno, héroe nacional y el primer presidente de Indonesia tras la independencia, según la agencia de noticias Antara.