El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, pedirá a la Asamblea Legislativa flexibilizar la ley que prohíbe fumar en espacios públicos y suspender su aplicación, vigente desde inicios de este agosto, por seis meses, mientras se reforma, informaron hoy fuentes oficiales.

En el proyecto de enmienda, divulgado este miércoles por la Presidencia salvadoreña, Funes pide suspender "temporalmente la vigencia de la Ley para el Control del Tabaco hasta seis meses después de la entrada en vigencia (...) de las reformas a la misma".

Funes canalizará el proyecto a través del Ministerio de Salud, que lo presentará al Parlamento en una fecha no precisada, de acuerdo a la información oficial.

Diputados de los partidos mayoritarios, el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), dijeron este miércoles a medios locales que se prevé que el proyecto de reformas sea conocido esta semana por la Asamblea.

La ley antitabaco entró en vigor el pasado 7 de agosto después de que el Legislativo superó el veto de Funes.

El mandatario argumenta en el proyecto de reformas que entregará al Parlamento que "algunas regulaciones" de la ley "resultan excesivas respecto al fin perseguido, en especial lo relacionado al consumo, publicidad y promoción de los productos regulados".

Por ello, propone definir que algunos espacios públicos y privados sean de "restricción absoluta" para fumar y otros de "restricción relativa"; que en los hoteles se habilite para los fumadores un 25 % de las habitaciones, y en bares, discotecas, restaurantes y salas de fiesta un 30 % de los espacios.

El proyecto establece que los lugares para fumadores y no fumadores deberán ser señalizados, y también flexibiliza disposiciones relacionadas con la publicidad de los productos de tabaco y con el papel de las autoridades sanitarias para supervisar la aplicación de la normativa.

La ley prohíbe desde el 7 de agosto el consumo de cigarrillos en lugares públicos y privados como centros de trabajo, educativos, de salud y deportivos, servicios de transporte, y además regula la publicidad y la comercialización de esos productos.

El Parlamento salvadoreño aprobó la ley antitabaco el 23 de junio pasado y Funes la vetó el 18 de julio por considerarla "inconveniente" y diseñada para ser "inaplicable".

Sin embargo, el 21 de julio la Asamblea superó el veto con el voto de 56 de los 84 diputados, por lo que Funes tuvo que sancionar la ley y ordenar el 29 de julio su publicación en el Diario Oficial para que entrara en vigor.