La Comisión Independiente de Quejas a la Policía (IPCC) británica exculpó hoy al excomisario jefe de Scotland Yard Paul Stephenson de haber incurrido en malas prácticas durante la investigación de las escuchas ilegales del periódico "News Of The World".

La IPCC no halló "ninguna evidencia" de que Stephenson cometiera actos delictivos durante la investigación policial del escándalo, cerrada en 2007 con la detención de dos personas.

El pasado 17 de julio, Stephenson presentó su dimisión por sus vínculos con un periodista del tabloide de Rupert Murdoch que fue posteriormente detenido en la investigación de los pinchazos telefónicos del periódico y después de que se publicase que no pagó la cuenta de una costosa estancia en un balneario.

Stephenson, que aseguró renunciar para mantener su "dignidad", había sido criticado por contratar como consultor de la policía a Neil Wallis, exsubdirector del tabloide sensacionalista, durante la época en que Scotland Yard no llegó al fondo de la investigación de los sobornos y pinchazos telefónicos del "News of the World".

Ante la conclusión alcanzada por la IPCC, Stephenson dijo que se trató del resultado que "esperaba" y que lamenta que esto haya costado dinero al erario público.

La IPCC también eximió hoy a otros exaltos mandos del cuerpo, el exsubcomisario jefe John Yates, Andy Hayman y Peter Clarke, de haber incurrido en malas prácticas durante la investigación de los pinchazos telefónicos del dominical para obtener exclusivas.

No obstante, una investigación independiente estudiará si Yates, que renunció al día siguiente que su jefe, aseguró un puesto de trabajo dentro de Scotland Yard para la hija del periodista Neil Wallis, como se ha denunciado.

El primer ministro británico, David Cameron, se vio hoy obligado a responder sobre el caso de las escuchas después de que nuevas pruebas divulgadas ayer apuntaran a que esa práctica fue consentida por su exdirector de comunicaciones y exdirector del tabloide Andy Coulson.

Cameron reiteró en una visita al condado de Cheshire que habría adoptado "decisiones diferentes" de haber sabido lo que sabe ahora con relación al nombramiento de Coulson.

"Lo que es importante recordar es que Andy Coulson ya no trabaja para el Gobierno y, por supuesto, cuando trabajaba para el Gobierno nadie se quejó del trabajo que realizaba", señaló el primer ministro.

Según escribió en marzo de 2007 el periodista Clive Goodman en una carta dada a conocer ayer, el uso de escuchas ilegales se habría debatido "extensamente" en las reuniones editoriales del tabloide sensacionalista hasta que Coulson vetó cualquier referencia a ello.

El escándalo de las escuchas ilegales del "News of the World" estalló en 2007, al conocerse que el móvil del príncipe Guillermo de Inglaterra fue espiado, pero se recrudeció hace un mes, cuando se denunció que también fueron intervenidos los teléfonos de familiares de víctimas de asesinatos y soldados muertos en combate. EFE