Rafael Nadal está listo para regresar a Nueva York, y por primera vez llega con buenos recuerdos del Abierto de Estados Unidos.

El español ganó el US Open el año pasado, su primer título el Flushing Meadows que lo convirtió en el séptimo tenista en la historia que consigue el Grand Slam.

El último major del año fue el más difícil para Nadal, que superó a Novak Djokovic en aquella final.

Nadal le dijo el miércoles a la AP que ganar el US Open fue "más que un sueño". Dijo que se trató de un momento especial que le encantaría repetir en la cancha azul en Nueva York.

Por ahora, el segundo del ranking mundial intenta disputar suficientes partidos para ponerse en forma para la defensa de su título.