El expresidente de Ucrania Víctor Yúschenko testificó hoy contra la ex primera ministra Yulia Timoshenko, juzgada por abuso de poder y malversación de fondos públicos.

Yúschenko declaró que Timoshenko rechazó en 2009 el precio de 250 dólares por mil metros cúbicos del hidrocarburo propuesto por Rusia y aceptó un fórmula por la que ahora Ucrania paga una tarifa de 450 dólares, que calificó de "yugo" para el país y que amenaza la existencia económica y seguridad" de los ucranianos.

"Lo que más me sorprendió es que (Timoshenko) no especificó el precio sino que reiteraba que éste iba a estar bien", recalcó el exmandatario, citado por las agencias locales.

Yúschenko entró en la sala del Tribunal de Pechora de Kiev acompañado con gritos "¡Vergüenza!" y "¡Traidor!" que coreaban los partidarios de Timoshenko.

El expresidente dijo ante el juez que Timoshenko ni siquiera le envió el texto de los acuerdos y que se enteró de la fórmula para establecer las tarifas del gas a través de copias recibidas por fax desde una fuente anónima.

La fiscalía ucraniana sostiene que Timoshenko incurrió en abuso de poder al firmar acuerdos gasísticos con Rusia sin el visto bueno del Gabinete de Ministros.

Con anterioridad, el primer ministro de Ucrania, Nikolái Azárov, declaró que Timoshenko había firmado el contrato perjudicial para Ucrania a fin de que Rusia anulara las deudas de la compañía "Sistemas Energéticos Unidos de Ucrania", encabezada entonces por la líder de la oposición ucraniana.

Yúschenko y Timoshenko fueron grandes artífices de la Revolución Naranja en 2004 cuando denunciaron fraude electoral a favor de Víktor Yanukóvich, quien finalmente fue elegido presidente en las elecciones a comienzos de 2010.

Con el tiempo sus posturas se alejaron hasta que se convirtiesen los dos en rivales políticos, sobre todo después de que Timoshenko dimitiera como primera ministra por tensiones con otros miembros del gobierno y con el propio presidente Yúschenko.