El déficit comercial de España bajó el 8,3 % en el primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2010 y se situó en 24.067 millones de euros.

Esto fue posible por el aumento del 18,5 % en las exportaciones de mercancías, de acuerdo con los datos publicados hoy por el Ministerio de Industria de España.

Este déficit es producto de unas importaciones por valor de 130.430 millones de euros, el 12,4 % más que un año antes, frente a los 106.363 millones que sumaron las ventas al exterior.

De esta forma, la tasa de cobertura (porcentaje de las importaciones que pueden pagarse con las exportaciones) se situó en el 81,5 %, superior en 4,1 puntos a la del primer semestre de 2010.

El déficit energético aumentó hasta junio el 20,5 %, mientras que el no energético disminuyó un 63,4 %.

Los principales sectores exportadores fueron los bienes de equipo y el sector del automóvil, que crecieron el 18,4 % y el 18,3 %, respectivamente, seguidos de los alimentos y los productos químicos, cuya exportación aumentó el 10,8 % y el 8,8 %, respectivamente.

Por el contrario, el principal sector importador siguió siendo el energético, con un crecimiento del 29,5 %, en tanto que las compras al exterior de petróleo (principal producto energético importado) subieron en mayo medida el 31,8 %.

El Ministerio español destaca el "notable dinamismo" de las exportaciones dirigidas a América, con aumentos del 41,4 % en las dirigidas a América del Norte, y del 31,1 % en las destinadas a América Latina.

Las ventas a países asiáticos se incrementaron el 12,3 % y a África el 12 %.

La mayor parte de las importaciones también procede de los países del euro y crecieron el 7,6 %, situándose por encima de esa media las compras a Alemania y Francia, que crecieron el 8,2 % y el 13,5 %, respectivamente.

Las compras a países de América Latina y América del Norte fueron las que más crecieron, el 26,9 y el 21,6 %, respectivamente.