El defensor de derechos humanos chino Gao Zhisheng, candidato al Premio Nobel de la Paz en diversas ocasiones, permanece desaparecido tras finalizar el periodo de libertad condicional de cinco años del que supuestamente gozaba, informó hoy a Efe su abogado.

"No sé dónde está Gao Zhisheng y no tengo ninguna noticia de su situación", informó en conversación telefónica Li Heping, que llevó el caso de su colega hasta la desaparición de éste, en febrero de 2009, aunque reapareció brevemente un año después, para volver a desvanecerse tras conceder una entrevista a un medio extranjero.

Gao fue sentenciado el 14 de agosto de 2006 a tres años de cárcel y cinco años de libertad condicional que expiraron el fin de semana.

El hermano mayor del abogado, Gao Zhiyi, de 57 años, denunció en las últimas horas su desaparición y teme por su vida, pero las autoridades chinas siguen sin dar noticia del paradero del letrado, nacido en 1966 en la provincia central de Shaanxi.

"Pregunten a (el presidente chino) Hu Jintao", sugirió el letrado Li de forma irónica. "Desde el principio, el caso de Gao ha sido irregular. Tendría que haber estado en su casa, según la libertad condicional de que gozaba, pero no es así", agregó.

La denuncia de los familiares coincide con la del presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, que instó el lunes a Pekín a liberar a Gao, tras expirar su sentencia, durante la cual desveló haber sido torturado.

Además, se espera que el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, que llega hoy a China en visita oficial, pida explicaciones por la desaparición de Gao, uno de los más famosos disidentes del régimen.

Considerado uno de los letrados más brillantes por el régimen chino, Gao cayó en desgracia al defender casos de derechos humanos y religiosos, como los del grupo budista Falun Gong, motivo por el que fue condenado por "subversión" contra el Estado, aunque se le concedió de forma simultánea una "libertad condicional".

Sin embargo, tras denunciar las torturas que sufrió, las autoridades lo han detenido de forma intermitente y su esposa e hijos se vieron obligados a exiliarse en EEUU.

Shang Baojun, abogado del Nobel de la Paz chino encarcelado Liu Xiaobo, señaló hoy a Efe que agradecen la presión que los gobiernos occidentales ejercen sobre los casos de derechos humanos en su país y pidió que se mantenga.

Shang informó de que la esposa de Liu Xiaobo, Liu Xia, permanece retenida en su domicilio desde octubre de 2008 y ha perdido contacto con ella, mientras que las autoridades impiden a los hermanos del Nobel acogerse a las visitas mensuales que la ley prevé.

El régimen chino lleva a cabo desde febrero una de sus campañas más represivas en décadas contra los derechos humanos, en un intento por evitar que las habituales violaciones del régimen y otras injusticias desaten revoluciones como las de la "Primavera Árabe".

Desde entonces, centenares de disidentes, intelectuales y abogados han sido detenidos y torturados, lo que ha desatado las condenas de gobiernos e instituciones occidentales y orientales que ponen en duda la credibilidad del "estado de Derecho" chino.

En esta misma línea, la Administración Legislativa de Pekín exigirá a los abogados chinos a partir del 1 de septiembre que informen al gobierno de los clientes que piden sus servicios en casos de derechos humanos y otros molestos para el régimen, informó hoy el diario "Nuevo Pekín".

Entre estos casos se encuentran los que conciernan a la "soberanía y la seguridad nacionales, asuntos religiosos y Falun Gong, minorías étnicas, grandes proyectos de construcción, mafias, terrorismo, protestas masivas, políticos y famosos".

Abogados citados por el rotativo pequinés han calificado este paso como "irracional" y agregan que "viola la privacidad" de sus clientes.