Estados Unidos entrenará a policías locales y estatales de México como parte de la siguiente etapa en la lucha conjunta de los dos países contra los carteles transnacionales del narcotráfico, anunció el miércoles un funcionario del Departamento de Estado.

Las agencias estadounidenses de seguridad han capacitado por varios años a la policía federal de México en ambos lados de la frontera.

Sin embargo, el subsecretario de Estado adjunto para el combate al narcotráfico internacional, consideró evidente que las fuerzas locales enfrentan la mayor violencia en la batalla contra los carteles, particularmente en el norte de México, y además son las que más necesitan entrenamiento.

"Si no atendemos hoy esos problemas en forma cooperativa, los estaremos enfrentando en nuestra propia puerta en cinco años", dijo Brownfield sin explicar los motivos de ese plazo.

El funcionario estuvo el miércoles en la ciudad de Laredo, fronteriza con México, donde firmó un acuerdo que delinea la manera en que los agentes de la Oficina del Alguacil en el condado de Webb podrían pasar períodos de tres meses, seis meses o más capacitando a policías locales en México.

El Departamento de Estado suscribió por primera vez un acuerdo de ese tipo con una agencia local de seguridad en la frontera de Estados Unidos y México. Brownfield dijo que se necesitan más entrenadores y que la alta proporción de agentes bilingües con experiencia fronteriza convirtió al condado de Webb en un lugar atractivo para empezar un programa con esas características.

El entrenamiento policial ha sido un factor significativo de la Iniciativa Mérida, que plantea la sociedad de Estados Unidos con México y América Central en la guerra contra las drogas y ofrece 1.400 millones de dólares desde el 2008. Sin embargo, el eje de la cooperación se traslada ahora a las fuerzas locales que históricamente han tenido un bajo poder de fuego y han estado mal preparadas para enfrentar una amenaza ominosa a diario.

Mediante la Iniciativa Mérida, México recibió del Departamento de Estado 327 millones de dólares para la capacitación policial en el año fiscal del 2009. Esos fondos ubican a México sólo detrás de Afganistán e Irak, ambos en guerra, en la cantidad total recibida para entrenamiento policial de los departamentos de Estado o Defensa, de acuerdo con un reporte de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental difundido en abril.

Los detalles de los programas de entrenamiento no han sido elaborados, pero Brownfield prevé tres o cuatro centros de capacitación en México. Sostiene reuniones complementarias con autoridades mexicanas en este viaje para empezar a trazar el formato del programa. Dijo que el lunes habló con funcionarios en Ciudad Juárez, que está en la frontera con Estados Unidos y es una de las localidades más golpeadas por la violencia de las drogas en México. También contempla tener encuentros similares en la ciudad norteña de Monterrey el jueves.

Los estados norteños de Chihuahua y Nuevo León, en el cual está Monterrey, han sido dos de las zonas más afectadas por la violencia en México.

Según datos oficiales, al menos 35.000 personas han muerto en la violencia relacionada con las drogas en México desde finales del 2006, cuando el presidente Felipe Calderón inició una campaña contra el crimen organizado.

La participación de Estados Unidos en la lucha de México generó polémica por recientes informaciones de prensa sobre una amplia presencia de agentes estadounidenses y supuestos intentos por eludir la legislación nacional. Los gobiernos de México y Estados Unidos dijeron que la estadía de los agentes estadounidenses estaba apegada a la ley mexicana.

El subsecretario de Estado, William Burns, aseguró el martes en la capital mexicana que Estados Unidos respeta totalmente la soberanía de México y rechazó las versiones de que agentes estadounidenses realicen operaciones en suelo mexicano.

Brownfield enfatizó que la participación de entrenadores estadounidenses tendrá lugar únicamente con la aprobación mexicana y que los centros de capacitación estarán bajo la autoridad de México.

El funcionario adelantó a largo plazo podría combinarse el trabajo de entrenadores de una agencia como la Oficina del Alguacil en el condado de Webb con el despliegue de la Guardia Nacional en Texas.