Las fuerzas armadas de Estados Unidos enviaron dos aviones artillados no tripulados Predator adicionales al conflicto de Libia en respuesta a solicitudes de comandantes que buscan más capacidad de recopilación de información de inteligencia.

Funcionarios de Defensa dijeron que estos aviones operados a control remoto proporcionarán a los comandantes más flexibilidad, así como la habilidad de tener varios aviones no tripulados en el aire al mismo tiempo, lo que permitirá cubrir más terreno.

El presidente Barack Obama aprobó en abril el uso de aviones no tripulados armados en el conflicto de Libia. Desde entonces, los aparatos han realizado operaciones de vigilancia de rutina, pero pueden atacar objetivos cuando es necesario.

El Pentágono dijo que Estados Unidos ha realizado casi 1.200 operaciones de ataque aéreo sobre Libia desde el 1 de abril, arrojando bombas en 242 ocasiones. Se han realizado 92 ataques de Predator desde finales de abril.

Estados Unidos también opera aviones no artillados para recopilar información de inteligencia en la región.