El presidente y el vicepresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Nicolás Leoz y Eugenio Figueredo, respectivamente, visitaron hoy en Medellín (noroeste de Colombia), al técnico Luis Fernando Montoya, cuadripléjico tras sufrir una herida de bala en un intento de robo en 2004.

Leoz y Figueredo dialogaron con Montoya por unos 45 minutos en los cuales el tema "obligado" fue el fútbol, en especial el Mundial Sub'20 que se disputa en Colombia.

"Salimos gratamente sorprendidos con el profesor Montoya por su recuperación", señaló el paraguayo Leoz a periodistas a quienes describió el encuentro como "emocionante".

Leoz y el uruguayo Figueredo están en Medellín, en donde se disputará este viernes el partido entre Francia y Portugal, una de las llaves de la semifinal del Mundial. La otra la forman Brasil y México, a jugarse en Pereira (centro oeste).

El máximo dirigente del fútbol suramericano le regaló a Montoya una réplica de la Copa América y lo invitó a escribir en la revista de la Conmebol, publicación que circula en 108 países en tres idiomas.

No sería el primer ejercicio de comentarista de Montoya, pues desde hace tiempo tiene una columna en el diario El Espectador, de Bogotá, en la que expresa sus pensamientos acerca del fútbol nacional e internacional.

Al tiempo que le expresaron sus sentimientos de apoyo, los dirigentes se comprometieron a colaborar económicamente para que "el campeón de la vida" pueda adquirir dos bicicletas especiales que tienen un costo aproximado de 25.555 dólares y que son "claves" en su recuperación.

Montoya, quien fue campeón de la Copa Libertadores de América con Once Caldas en 2004, ha manifestado reiteradas veces que su mayor deseo es recuperarse y volver a ocupar el banco técnico de un equipo.

Tras ser herido en la médula espinal, Montoya perdió la movilidad en sus miembros superiores e inferiores y se ha sometido a un programa de recuperación que incluyó trasplante de células madre en 2005.