Los inversionistas que perdieron miles de millones de dólares en el fraude generalizado cometido durante décadas por el financiero Bernard Madoff carecen del derecho a recuperar las utilidades aparentes que les describieron en documentos falsos, decidió el martes una corte federal de apelaciones.

La Corte Federal de Apelaciones del 2do Circuito resolvió que un cálculo hecho por el síndico de las pérdidas de los inversores era "legalmente correcto" y que un tribunal de bancarrota tuvo razón cuando rechazó los argumentos de abogados de los inversionistas en el sentido de que sus clientes debían recibir más de lo que inicialmente le entregaron a Madoff.

Un grupo de tres jueces de la corte de Manhattan dijo que los balances de clientes que mostraban inversiones iniciales de casi 17.300 millones de dólares se habían inflado a más de 65.000 millones "reflejan transacciones imposibles y el síndico no está obligado a ponerse en los zapatos de un defraudador ni tratar los balances de clientes como reflejos de la realidad".

Helen Davis Chaitman, que presentó el caso de los inversionistas, dijo en un comunicado que el fallo del 2do Circuito "destruirá la confianza del inversor en los mercados de capital" porque ya no podrán confiar en que recuperarán su dinero si son estafados por intermediarios deshonestos.

En cambio, Amanda Remus, vocera del síndico Irving Picard, dijo que el fallo era "un paso importante para los clientes con reclamos válidos".

Madoff le dijo a millares de inversionistas poco antes de ser detenido en diciembre del 2008 que sus inversiones serían más que triplicadas. Los fiscales afirmaron que el sistema de Madoff era en realidad un fraude de pirámide y que las inversiones prometidas no fueron hechas.