Un grupo de comerciantes del condado neoyorquino de Brooklyn se unieron a una iniciativa para ofrecer ayuda a cualquier persona que esté perdida o tenga una emergencia, y que surge tras el asesinato del niño judío Leiby Kletzky el pasado mes, cuyo cadáver fue descuartizado en esa zona.

Un total de 77 establecimientos en las comunidades de Sunset Park, Williamsburg y Park Slope colocaron desde hoy, en un lugar visible, una pegatina con el mensaje "Safe Place" (lugar seguro) donde podrán acudir para pedir ayuda, de acuerdo con la Fiscalía de Brooklyn.

La policía detuvo por el asesinato, que ha conmocionado a Nueva York, a Levi Aron, también judío ortodoxo, tras encontrar en la nevera de su apartamento parte de los restos del cadáver descuartizado del niño, que llevaba dos días en paradero desconocido, junto a varios cuchillos ensangrentados.

El niño desapareció luego de perderse camino al lugar donde se encontraría con su madre, y pedir ayuda a un extraño.

Los comerciantes recibirán entrenamiento y deberán llamar al número 911 que ofrece asistencia a los residentes de la ciudad, para emergencias que requieran atención médica inmediata, de la policía o de los bomberos.

La iniciativa, que se espera expandir a otros comercios, también se dará a conocer en escuelas de Brooklyn.