Hernán Darío Gómez dividió a la directiva del fútbol y de paso a la opinión pública en medio de su escándalo por haber golpeado a una mujer a las afueras de un bar.

Los duros pronunciamiento de parlamentarias, organizaciones defensoras de los derechos de la mujer y patrocinadores presionaron al "Bolillo" Gómez a dimitir la semana pasada al cargo de técnico de la selección colombiana de fútbol.

La federación colombiana una decisión hasta después del Mundial Sub20, pero su vicepresidente Alvaro González afirmó que los siete miembros del comité ejecutivo de la entidad no la aceptarían.

"La situación del 'Bolillo' está solucionada, hay un consenso general para cuando nos reunamos a tomar la decisión", afirmó González a los periodistas el fin de semana.

Sin embargo, el presidente de la federación Luis Bedoya, el primer vicepresidente Ramón Jesurún y el vocal Jorge Perdomo lo negaron.

"Reiteramos, como lo hicimos público en un comunicado oficial, que no hemos tomado ninguna decisión sobre la renuncia del profesor Gómez y que esa decisión la tomaremos después de que finalice el Mundial Sub20", declaró Bedoya a los medios el martes por la noche.

El torneo termina el sábado y se espera un anuncio el lunes o martes.

El pronunciamiento de González no sólo fue cuestionado por la federación sino por sectores defensores de los derechos de la mujer.

González habló de "falsos moralistas" que presuntamente "quieren acabar con el 'Bolillo'" y señaló a manera de ejemplo "si Piedad Córdoba fuera agredida por un hombre, estaría todo el mundo aplaudiendo".

Córdoba, ex senadora por el Partido Liberal y defensora de los derechos humanos, aboga por la liberación de los secuestrados por la guerrilla e insiste en procurar la paz en Colombia.

Córdoba replicó indignada con las palabras de González y las calificó de "lamentables" e "irrespetuosas".

"Flaco favor le hizo al profesor 'Bolillo', pues con lo que dijo González, se volvió a polarizar el país y habrá que ver cuál es el resultado final de la votación cuando se haga", anotó Bedoya.

El escándalo Gómez tomó dimensiones insospechadas y la presidenta de la Comisión de Mujeres del Senado, Alexandra Moreno Piraquive, pidió al presidente Juan Manuel Santos que se pronuncie sobre el caso.

El estratega de 55 años de edad permanece en su residencia en Medellín desde que estalló el escándalo en l madrugada del 7 de agosto.