Cientos de nicaragüenses que desde hace nueve días mantenían paralizados cuatro tramos de carretera que unen al Caribe con el Pacífico de Nicaragua en demanda de sus cédulas de identidad para votar en los comicios de noviembre, levantaron hoy su protesta tras lograr acuerdos con las autoridades.

El acuerdo fue alcanzado entre los manifestantes del municipio de Siuna, en el Caribe Norte de Nicaragua, y representantes del Consejo Supremo Electoral (CSE), dijo Felipe Morales, uno de los dirigentes de las protestas, al canal 63 de la televisión local.

Las autoridades electorales se comprometieron a dar cédulas de identidad a todos los que la han solicitado en Siuna, en donde cientos de personas mantenían ese reclamo desde el 8 de agosto.

Morales, presidente juvenil local de la alianza que encabeza el opositor Partido Liberal Independiente (PLI), dijo que la autoridad electoral también aceptó distribuir esos documentos a otras 1.096 personas que los solicitaron durante las protestas.

Indicó que el convenio fue suscrito por las autoridades electorales locales y Denis Flores, candidato a diputado por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que dirige el exmandatario y candidato presidencial Arnoldo Alemán (1997-2002).

El 8 de agosto pasado expiró el plazo para que los nuevos votantes solicitaran sus documentos de votación, pero en distintos municipios del país cientos de ciudadanos denuncian que las autoridades les niegan esas cédulas con el argumento que no cuentan con el material necesario para imprimirlas.

Los reclamantes habían interrumpido el tráfico en las carreteras que comunican a Siuna con otros municipios y aseguran que representaban a 10.000 personas que, según Morales, "andan como si fueran indocumentados, como si no fueran de este país".

Por su parte, miembros de la organización opositora Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional (Rejudin), protestan hoy contra la autoridad electoral en el municipio de Nueva Segovia, en el norte del país, sin que se hayan producido incidentes.

El coordinador de ese movimiento, Byron Rivas, dijo a Efe que un grupo de jóvenes mantiene una protesta ante la delegación electoral de Nueva Segovia, en la provincia de Ocotal, 222 kilómetros al norte de Managua, que está resguardada por la policía.

El pasado lunes, representantes de Rejudin y de los también organismos opositores Pedro Joaquín Chamorro y Nicaragua 2.0 convocaron a una jornada de protesta permanente contra el Poder Electoral, al que acusan de no entregar cédulas a todos los ciudadanos.

Esos grupos se manifestaron este martes de forma simultánea en los municipios de Acoyapa, Managua, Matagalpa, Nagarote, Nueva Guinea y Ocotal.

Las autoridades electorales y del Gobierno de Daniel Ortega han dicho que esas protestas son dirigidas por la oposición, aunque esos organismos niegan esos señalamientos, mientras que el Ejército ha minimizado las protestas.

En los comicios del 6 de noviembre, en los que Ortega se presenta a la reelección pese a que en un principio la Constitución se lo impedía, unos 3,3 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano. EFE