El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró hoy que su Gobierno seguirá comprando armas a Rusia para "defender la sagrada soberanía" del país, y anunció que para ello gestiona ante Moscú un crédito por 4.000 millones de dólares.

"Estamos tramitando (...) un crédito de 4.000 millones de dólares. Una buena parte de eso viene para continuar equipándonos, levantando nuestra capacidad de combate, de defensa; es un derecho y una obligación", afirmó Chávez, en una comunicación telefónica difundida durante un acto militar.

Las Fuerzas Armadas venezolanas recibieron hoy morteros transportables, misiles antiaéreo ZU-23 y tanques BTR 80 de fabricación rusa, que Chávez describió como el "mejor armamento del mundo".

"Esas armas fabricadas en Rusia y ahora venezolanas serán para eso, para defender la sagrada soberanía, así como ustedes han sabido defender durante mucho tiempo la sagrada soberanía de la patria rusa", señaló el mandatario, al agradecer a ese país y a su presidente, Dimitri Medvedev, las nuevas armas.

Chávez explicó que está asegurando la continuidad de "todo el trabajo estratégico" con Rusia, con el que, destacó, Venezuela mantiene un banco con sedes en Caracas, Moscú y Pekín.

En abril pasado, la corporación estatal rusa para la exportación de armamento, Rosoboronexport, reveló en Moscú que Venezuela ha comprado casi 11.000 millones de dólares en armas a Rusia en el último lustro.

"Una parte de los contratos que han sido firmados con Venezuela ya han sido realizados y otros aún se encuentran en fase de cumplimiento", señaló en ese entonces a la agencia Interfax el jefe del departamento latinoamericano Rosoboronexport, Serguéi Ladiguin.

En enero pasado, Chávez anunció la llegada al país de un lote de tanques de guerra rusos que fueron negociados durante la Presidencia de Vladimir Putín (2000-2008).

El gobernante venezolano recordó en ese momento que en los últimos años ha comprado a Rusia fusiles, helicópteros, aviones y los tanques de guerra, equipos con los que se ha actualizado el parque de armas del país, mientras que ha adquirido de China aviones de entrenamiento y radares.