Un joven estadounidense de 17 años está bajo custodia policial acusado de planear un atentado con explosivos contra la escuela secundaria del estado de Florida de la que fue expulsado y causar "más víctimas que las de Columbine".

La jefa del Departamento de Policía de Tampa, en el estado de Florida, Jane Castor, informó hoy en una conferencia de prensa que con la detención de Jared Michael Cano "probablemente frustramos un acto potencialmente catastrófico como nunca se ha visto en la ciudad".

Castor dijo que el adolescente esperaba "causar más víctimas que las que ocurrieron" en la escuela secundaria Columbine, en Colorado, en 1999, donde doce estudiantes y un profesor fueron asesinados, en el que fue uno de los sucesos más mortales en una escuela en la historia de Estados Unidos.

Cano fue arrestado el martes luego de que la Policía recibió información de que el estudiante expulsado de la Freedom High School presuntamente planeaba arrojar artefactos explosivos en el campus del centro escolar para "causar víctimas" el primer día de clases, la próxima semana.

Sus presuntos blancos eran los administradores del centro educativo y cualquier estudiante que se hallara cerca de éstos.

Los investigadores asignados al caso determinaron que el sospechoso tenía planes muy específicos para desatar la violencia y tras el consentimiento de la madre de Cano, inspeccionaron su residencia.

Durante la pesquisa hallaron material utilizado para construir artefactos explosivos y la "cantidad de material decomisado era capaz de cobrarse múltiples vidas", según las autoridades.

También se decomisó un diario que contenía un plan de violencia "minuto a minuto" que incluía dibujos de los salones de la Freedom High School y "perturbadoras referencias" sobre sus intenciones de "matar".

Los agentes descubrieron que el adolescente también estaba cultivando marihuana en su habitación.

Cano afronta cargos de proferir una amenaza; planear, colocar o arrojar un artefacto explosivo; posesión de material para fabricar explosivos; cultivo y posesión de marihuana y posesión de parafernalia para el consumo de drogas.

La jefa del Departamento de la Policía de Tampa dijo en la rueda de prensa que no se encontraron armas en la casa de Cano, pero que en el pasado estuvo arrestado por posesión de una robada.

El adolescente se encuentra en un centro de detención juvenil y la oficina de la Fiscalía Estatal anunció que analizará si Cano será acusado como adulto.