Alemania va a extraditar a un empresario jordano condenado a pena de cárcel cuya salida de Jordania a finales de mayo para recibir tratamiento médico levantó una fuerte polémica y fue motivo de protestas en el país, según un ministro jordano.

"El ciudadano condenado Jaled Shahin debe regresar a Ammán hoy de Alemania acompañado por un diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores y un oficial de la seguridad pública", dijo el ministro de Estado para los Medios de Comunicación, Abdalá Abu Roman, citado por la agencia oficial de noticias Petra.

Roman indicó que se logró la extradición del empresario gracias a los contactos establecidos por el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Dirección de la Seguridad Pública con las autoridades alemanas a través de la Embajada de Jordania en Berlín.

Además, la cooperación entre los Gobiernos de Jordania, Alemania y Canadá logró evitar la salida de Alemania de Shahin, quien tenía previsto huir a Canadá.

El caso de este empresario levantó polémica en el país, después de que la autoridades jordanas le permitieran abandonar Jordania a finales de febrero para recibir tratamiento médico en Londres.

Su intención era continuar hacia Estados Unidos, y al no poder viajar a este país decidió trasladarse a Alemania.

En el marco de las protestas contra el Gobierno jordano de los últimos meses, inspiradas en la revueltas de Egipto y Túnez, los manifestantes presionaron por el caso de Shahin, lo que llevó a la renuncia de los ministros de Justicia y Sanidad, Husein Megali y Yasin Hosban.

Shahin cumplía una pena de tres años por corrupción en un caso ligado con la adquisición de un contrato de 1,2 millones de dólares para la expansión de una refinería de petróleo.

En relación con este caso, el exministro de Finanzas Adel Qudah y otros dos altos cargos también fueron condenados a tres años de cárcel.