La directora danesa Lone Scherfig, tras coquetear con el Óscar gracias a "An Education" (2009), apunta alto de nuevo con la romántica "One Day", una cinta protagonizada por Anne Hathaway y Jim Sturgess, de estreno este viernes en EEUU.

"Si el reconocimiento se traduce en que me sigan llegando buenos guiones, perfecto", dijo la realizadora, de 52 años, a Efe.

"Lo mejor de este trabajo es rodar una buena escena, captar un buen momento entre los actores. Cada película me produce momentos de extremo placer y ver cómo fluye el resultado final gana a cualquier otra cosa", añadió.

Veinte años. Dos personas. Un amor inmarchitable. Esa es la premisa de "One Day". Tras pasar juntos el día de su graduación, Emma (Hathaway) y Dexter (Sturgess) comienzan una amistad que durará toda una vida. Ella, joven de clase trabajadora, idealista y con ambición para cambiar el mundo; él, de familia rica, un tipo encantador que ve el mundo como su patio de recreo.

"Que la gente llore y se emocione significa mucho para mí", admitió Scherfig. "A veces yo misma me emociono y me río mucho durante el rodaje, pero parte de mi trabajo es mantener la calma y dominar mis emociones, procurar que la historia no sea sentimental. Trato de no involucrarme emocionalmente; ese es el trabajo del publico, no el mío", manifestó.

Scherfig apuesta en "One Day" por una estructura muy particular, al revisar la relación entre esas dos personas a lo largo de 20 años y siempre cada 15 de julio, el día en que se conocieron. Así el espectador descubre los momentos claves de esa relación, ya sea juntos o separados, a través de sus peleas, sus esperanzas y sus oportunidades perdidas.

En algún momento de ese viaje en común ambos descubren que lo que siempre persiguieron estaba muy cerca de ellos todo el rato, algo con lo que Scherfig se puede sentir muy identificada, ya que conoció a su marido a los 12 años y, tras mantener relaciones con más personas, se casó con él dos décadas después.

"Me reí mucho con el guión pero a partir de la página 75 la historia toma una dirección inesperada, más profunda. Quise hacer esta película porque tiene unos valores fuertes y un buen mensaje. Con ella, y con mi cine en general, espero aportar un equilibrio entre el humor y la emoción. Ofrecer un buen producto cinematográfico, sin ser pretencioso", declaró.

Scherfig, uno de los nombres ligados el movimiento cinematográfico conocido como Dogma, que defendía a mediados de la década de 1990 el cine hecho sin artificios, adquirió fama internacional con la candidatura al Óscar recibida por "An Education", a pesar de contar en su expediente con obras tan conocidas como "Italian for Beginners" (2000).

"An Education", además de la nominación como mejor película, también obtuvo las candidaturas a mejor guión adaptado (Nick Hornby) y mejor actriz (Carey Mulligan), una categoría en la que podría repetir Hathaway en los Óscar de 2012.

"Anne leyó el guión y voló a Londres para decirme que quería el papel. Es una gran estrella y una actriz extraordinaria, llena de emoción y muy expresiva. Aquí tiene un gran papel, con gran desarrollo: a su Emma la conocemos como una mujer insegura que aprende a ser feliz más adelante. Sé que Anne considera que tiene mucho en común con su personaje", afirmó la directora.

El guión es obra de David Nicholls, autor de la novela homónima en la que se basa la película, cuyo reparto incluye a Patricia Clarkson, Ken Stott (los padres de Emma), Rafe Spall (la pareja de Emma) y Romola Garai (la pareja de Dexter), personajes secundarios pero claves en una historia que habla sobre los caminos que hay que recorrer hasta dar con la felicidad plena.

Scherfig parece vivir en ese estado. Muestra una satisfacción genuina al escuchar las primeras reacciones a su obra y se desvive en elogios hacia su equipo de rodaje.

"Queríamos ser fiel a la novela pero a la vez ofrecer algo natural, una experiencia que sólo se pudiera tener en el cine. Por eso prestamos tanta atención al diseño de producción, el vestuario, el maquillaje, la música... Nos centramos en que cada momento fuera excepcionalmente bueno", concluyó.

Antonio Martín Guirado.