Aviones de combate de línea aerodinámicas y relucientes aeronaves colmaban el martes una base aérea en las afueras de Moscú para las más importante exhibición aérea de Rusia, mientras el país trata de bruñir la imagen de su industria de aviación y a la vez asegurar nuevos contratos de exportación.

Las empresas Boeing, Airbus y otros fabricantes internacionales de aeronaves enviaron sus más recientes productos a la Exhibición Internacional de Aviación y del Espacio de Moscú en la base aérea de Zhukovsky, el más importante centro de pruebas de la fuerza aérea rusa desde tiempos soviéticos.

La industria de aviación de Rusia bajó durante los duros tiempos que siguieron al desmantelamiento de la Unión Soviética en 1991 cuando las generosas órdenes militares del gobierno casi se suspendieron totalmente. Los principales fabricantes entre ellos Sukhoi y MiG han sobrevivido gracias a órdenes de China, India y otros países clientes.

Pero recientes incrementos en el gasto del gobierno para la defensa en los últimos años han dado como resultado nuevos incentivos para las industrias de aeronaves de la nación.